Con un 100% de cariño

Las buenas cosas no surgen de las prisas o de la suerte. Las buenas cosas se crean cuando se tiene paciencia, arte y cuando se pone mucho cariño. Y el cariño es sin duda uno de esos ingredientes intangibles pero fundamentales de los productos de Carácter de Pueblo.

Nuestras salsas de tomate frito empiezan cuando elegimos las mejores huertas donde plantar los tomates que usaremos en nuestros pucheros. Cuando a fuego lento y mezclando los mejores ingredientes, producimos la que probablemente sea mejor salsa ecológica de tomate frito que puedas encontrar... y cada uno de estos pasos los hacemos con mucho amor.

Estamos muy orgullosos de comprobar que el resultado final de este largo y tranquilo proceso es la excelencia. Felices de ver cómo todo el que prueba nuestras recetas, cierra los ojos y nos devuelve un sentido 'hmmm...'. Es por estos gestos por los que seguimos ilusionados en preservar la tradición de los tomates fritos caseros, de pueblo... los de toda la vida.

En Carácter de Pueblo lo hacemos todo con cariño, para estar seguros de que cualquier nuevo producto que salga de nuestras cocinas, sea inigualable. Porque si a estos ingredientes ecológicos de primera calidad les añades amor y cariño, todo sale como más nos gusta.

Garantizado: le ponemos un 100% de cariño a cada envase.

< GENUINO, FRESCO, MUY NUESTRO. Sobre nosotros >